domingo, 15 de marzo de 2009

Un millón de sonrisas no hacen dulce a una lágrima


La vida se compone a partes iguales de sonrisas y lágrimas, por eso hay que saber atesorar las primeras, para que las segundas no sean tan amargas.

6 comentarios:

Félix dijo...

Sin las lágrimas, sería tan difícil apreciar las risas.

Kabra dijo...

las lágrimas son trozos de alma que en forma de cristales atraviesan las barreras del corazón.
la belleza de las lágrimas es tan infinita como la de las sonrisas.

tendemos a asociarla siempre con emociones negativas y sin embargo, es mucho peor la angustia que consume en silencio.

las lágrimas demuestran que somos humanos, que estamos vivos, que somos capaces de amar, de sentir compasión, miedo, dolor.

forman parte de nosotros, y sin ellas, nada sería igual.

Soñadora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Oscuro dijo...

Ambas van juntas de la mano, son luz y oscuridad, sin una, la otra no podría existir.

Gracias por venir

Txispas dijo...

Date cuenta de que a veces las lágrimas son de alegrías.

Oscuro dijo...

Hoy sólo hablaba de lágrimas de tristeza