martes, 21 de abril de 2009

Aquellos maestros


Una amiga oposita para profesora de primaria y mientras hoy hablaba con ella me hizo recordar a mis viejos maestros.

Qué importantes son los profesores del colegio, la de cosas que aprendes gracias a ellos y como te ayudan a forjar tu persona. Hoy en día estudian pedagogía, psicología y cincuentamil historias más para ser profesores, yo francamente no creo que la mayoría de mis profesores supieran demasiado de todo eso, unos cuantos eran más bien de la vieja escuela, pero sin duda amaban su trabajo y transmitían de verdad.

Es curioso, mi memoria no es demasiado buena con los nombres, pero recuerdo el de todos mis profesores del colegio (no así del instituto o la universidad), la señorita tal o don nosequé, supongo que dejaron una profunda huella en mí.

Hoy va para todos ellos, para los viejos maestros.

6 comentarios:

anna dijo...

Que curioso a mi me pasa lo mismo, solo recuerdo los nombres de los de la escuel, me gustaran o no....

Me gusto tu entrada...Creo que si que ellos nos forman de alguna manera.

Un saludo

Yandros dijo...

Que gran entrada Oscuro!
Es cierto, recuero el nombre de mis profesores uno por uno.
Uno me recomendó leerme la Trilogía de la Fundación de Asimov. Y eso cambió mi vida, mi forma de ver las cosas, aumentó mi interés por la cinecia ficción, por la historia, por la psicología...
Otro profesor lo he tenido siempre en casa, porque mi padre es maestro y me dió dos años de la antigua EGB, en los que nos llevamos a matar, porque él quería tratarme como a los demás y en realidad se pasaba de tuerca, Pero lo cierto es que me contagió su interés por la historia.
Y quizás por eso hoy en día, y aunque me dedique a temas puramente matemáticos o físicos y me apasionen, no he perdido de vista la importancia de la historia, de la psicología, de la literatura, de la cultura en general.
Me hubiera gustado ser maestro, pero la vida me llevó por otros derroteros y también el ver como mi padre, orgulloso de su trabajo, iba perdiendo fuelle con el mismo a medida que pasan los años, donde el respeto por el profesor y por los educadores se ha ido perdiendo tanto por parte de alumnos como de los propios padres.
Mi hermana también es profesora, y trata con muchos niños con problemas, ya sea de escritura, de lectura, comprensión, retraso o sordera. Me parece un trabajo precioso.
Un abrazo, esta entrada me ha tocado muy de lleno, te lo agradezco

CMQ dijo...

Creo que todos tenemos mejores recuerdos de los profesores del colegio que de los de la Universidad (en mi caso, que también fui a instituto entre el colegio y la facultad, tampoco los recuerdo), y creo que es por la época en la que lo vives. El colegio nos marca, y creo que siempre para bien; es una época en la que aprendemos a ser personas y no solo a estudiar. Recuerdo con cariño a mis profesores, a las perrerías que les hacíamos y las que nos hacían, y por ejemplo, cuando entro al portal de un edificio y saludo al conserje o a un vecino, me acuerdo de mi tutor de EGB, que nos decía "aunque nada más salir por la puerta seáis medio autistas, dentro de un portal sois personas educadas, así hay que dar los buenos días siempre". Don A., qué gran hombre.

Dafne dijo...

La verdad,es que,maestros que te marquen se cuentan con los dedos,y sin embargo te marcan como tu dices,profundamente.
Yo-aún- tengo profesores,y algunos de ellos son un punto de referencia importantísmo para mí,creo que son buenos modelos a seguir,y yo,terca como la que más, tomo ejemplo y me dejo empapar de toda su cultura.
(Curioso que mi profesora de psicogía,no está entre mis profesores favoritos ;):P)

Lunaria dijo...

Hay profesores y profesores, como en todas las profesiones.
Pocos recuerdos gratos me quedan de ellos. La importancia de un buen profesor es tremenda, ya que se nos queda marcada su presencia para siempre.
Un saludo.

Oscuro dijo...

Bueno, tras unos días de asueto regreso por estos lares.

Sí, hay profesores y profesores, por eso son tan importantes, porque llegan en un momento en el que te formas como persona y pueden marcarte para siempre.

Muchas gracias a todos por pasaros