jueves, 16 de septiembre de 2010

Cuestionarse la popularidad


Hoy me ha llegado un mail de una señora solicitándome un intercambio de links para promocionar nuestros blogs. He de decir que no es la primera vez que me sucede algo parecido, hace una temporada llegó a mi correo una propuesta similar, a la cual no presté mucha atención, todo hay que reconocer.

Estas invitaciones me llevan a plantearme cosas como si realmente me interesa ser conocido, atraer a más visitantes a mi página y ese tipo de asuntos... y la verdad es que no tengo respuesta.

Sinceramente me da un poco igual el número de visitas puesto que no vivo de esto (tengo mi propio trabajo por el que me pagan bastante bien) y,la verdad, no creo que pudiera vivir jamás de ello aunque lo intentase, mi prosa deja bastante que desear.

Es cierto que tengo un contador de visitas y que lo consulto con frecuencia, pero más bien por ver los distintos países de donde provienen que el número de visitantes en si, aunque también lo miro, que conste, ya que me gusta saber que cada día me visitan más desde México o ver mis nuevas visitas desde Dinamarca, sin duda provenientes de un amigo que se ha ido a vivir allí.

Últimamente recibo muchas más visitas, pero sin embargo cada día menos comentarios, lo cual no deja de ser curioso. Francamente preferiría tener más comentarios, recibir ese feedback que dan las opiniones, aunque también reconozco que yo mismo me prodigo poco comentando a los demás, en fin...

Sé que en el mundo real jamás me plantearía esto, puesto que la popularidad es algo que nunca ha llamado mi atención, no tengo un ego que atender y no necesito el reconocimiento de nadie. ¿Necesito que aquí, entre los unos y ceros que forman internet, alguien reconozca lo que escribo?¿Si no me visitase absolutamente nadie, seguiría escribiendo?

¿Qué opináis?

6 comentarios:

Morland dijo...

Yo sinceramente tampoco busco la popularidad con mi blog, y si lo empecé fue porque tuve la necesidad de escribir. Es cierto que de vez en cuando también miro cuantas visitas voy recibiendo, pero con el tiempo he llegado a ver que me importa mucho más el como me siento después de haber escrito aquello que me angustia, me alegra, me inquieta o simplemente me ronda en la cabeza, que el hecho de ver cuantos comentarios recibo en cada publicación o el número de visitas que recibo.

La pregunta que formulas al final de esta entrada me la he hecho yo alguna que otra vez y la verdad es que no sabría qué responder.

Un besito^^

VERONICA dijo...

Yo al principio sí que miraba, pero ya hace siglos que no. Por lo demás estoy de acuerdo con Morland y creo que escribiría aunque no me lea nadie. Claro que tener al menos un comentarista (los dos sabemos quién jejeje) siempre me ha reconfortado.
Gracias por estar ahí, al otro lado.

Oscuro dijo...

¿Pero entonces Morlan por qué publicarlo en internet? es decir, si te vale con escribir, bien puedes hacerlo en una hoja de papel, o en un documento de word si prefieres usar un ordenador, o incluso en un blog cerrado... el hecho de escribir aquí trae consigo cierto componente de divulgación.

Creo que siempre ayuda saber que alguien está detrás de la pantalla leyendo lo que escribes.

Un besote a las dos

M. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Como novato, siempre estoy buscando en línea para los artículos que me puede ayudar. Gracias Wow! ¡Gracias! Siempre quise escribir en mi sitio algo así. ¿Puedo tomar parte de tu post en mi blog?

Oscuro dijo...

Por mí no hay mayor problema, aunque si es posible me gustaría ver tu blog, más que nada por curiosidad.