jueves, 7 de mayo de 2009

Tan raro como una rosa en el desierto...


...es que algo me robe la sonrisa, porque realmente hay muy pocas cosas que merezcan tanto la pena como para sufrir por ellas.

10 comentarios:

VERONICA dijo...

¡Qué afortunado si es así! y qué apropiada la música. Me encanta tu blog.

Un besazo.

Oscuro dijo...

Digamos que intento que así sea y poco a poco lo voy consiguiendo.

Muchas gracias Verónica, uno hace lo que puede.

Un besito

anna dijo...

Explicame tu secreto , porque yo sufro por casi todo...!!!

Un beso amigo

Yandros dijo...

Tienes razón. Lo que ocurre que nos perdemos en los entresijos de la vida, valoramos las cosas con una mala base pienso yo.
Un saludo

Oscuro dijo...

El bueno de Yandros ya apuntó un primera respuesta, valorar las cosas en su justa medida. Y luego algo que descubrí en mi búsqueda por la filosofías orientales:

Si un problema tiene solución, ¿para qué preocuparse?, si por el contrario no tiene solución, ¿para qué preocuparse?

Esto que expreso de forma resumida son sólo palabras. Es muy distinto entenderlas que interiorizarlas y hacerlas tuyas. Mi forma de pensar cambió al leer estas y otras otras muchas cosas como estas.

Supongo que si existe un secreto este será "querer", querer cambiar, querer mejorar... después de todo, querer es poder.

Un besito y gracias por pasaros

Yandros dijo...

El proverbio chino que has puesto también me dió mucho que pensar, y llegué a una conclusión: a veces la preocupación viene porque no sabemos si tiene solución, y por lo tanto nos obliga a estar alerta para descubrir si la tiene o no y dejarnos de preocupaciones
A veces no tiene solución y nos lamentamos de las acciones fallidas que nos han llevado a ese desenlace, lo cual es erróneo porque hoy por hoy no podemos cambiar el pasado. Es erróneo pero humano, puntualizao.
Otras veces tiene solución pero nos obliga a salirnos de nuestra cómoda posición, como el mito de la caverna...
Un saludo, me encanta este blog, activa nuestras neuronas en otras direcciones distintas de las rutinarias

Oscuro dijo...

Al leer tu razonamiento Yandros me surgió un pensamiento:

¿Por qué las miserias inherentes al ser humano siempre se las tacha de "humanas"?
(En concreto me vino ese pensamiento cristiano de "errar es humano y perdonar divino")

Después de todo cualquiera de nuestros actos será "humano"

CMQ dijo...

es un esfuerzo constante, y aunque a veces se flaquea, merece la pena pintarse la sonrisa cada mañana. Me voy convenciendo cada día de que una visión optimista atrae las buenas sensaciones, el mal rollito atrae más mal rollito, y al final... por qué sufrir, si nunca pasa nada.
Eso sí, alguna cosa sí hay que lo merezca. Lo que pasa es que son pocas.
Ya casi vuelvo a escribir, OSCURO. Besos.

una sonrisa dijo...

Pasando blogs llegué aquí y esa frase me gustó.
A veces se me pasa por la mente que, a las personas nos encante sufrir.
Quizás porque somos demasiado débiles para afrontar que hay momentos felices? o simplemente nos da miedo?

Una sonrisa.

Oscuro dijo...

En efecto CMQ, puedes llamarlo de muchas formas, pero es un hecho objetivo. Los soldados del bando ganador se curan mejor y más rápido que los del perdedor. Es algo que está ahí.

Bienvenida Una Sonrisa. La verdad es que creo que sí, la gente tiende a no creer en la felicidad, siempre espera lo peor de todo, creo que como una forma de autoprotección. Si estás preparado para la caída el daño será menor, pero vives asustado siempre.

Un besito y gracias por pasaros